¿Qué significan las letras del certificado energético en el mercado inmobiliario?

En el anterior post hablamos sobre la importancia y el carácter obligatorio que supone obtener el certificado energético de una vivienda, y sobre cómo en Agencia Domingo  nos encargamos de ayudarte y allanarte el camino en trámites como este.

Hoy te explicamos las diferencias existentes entre unas y otras letras. Antes de nada, borra de tu mente las certificaciones energéticas de los electrodomésticos, deja a un lado el A+++, A++ o el A+ y abre la mente hacia un nuevo paradigma.

En el caso del mercado inmobiliario el “aprobado” energético se encuentran en torno a las letras D y E. De ahí en adelante, es decir, las letras A, B y C, la eficiencia energética son casi una utopía, que esperamos, se haga realidad en poco tiempo. Veamos el porqué.

Tipos de clases para el certificado energético:

  • Clase A: Certifica que el inmueble tiene un consumo de energía muy inferior a la media, es decir, que tiene un consumo casi nulo. Hoy en día esta eficiencia solo la alcanzan viviendas autosuficientes de nueva construcción que estén diseñadas expresamente para ello.

  • Clase B: Esta letra es otorgada a aquellas viviendas cuyo consumo energético se reduce prácticamente hasta la mitad, comparándolas con el resto de viviendas españolas.

  • Clase C: este tipo de inmuebles consumen entre un 10% y un 25% menos que la media. Aun así, todavía resulta complicado encontrarlas.

  • Clase D: cada vez es más común obtener este tipo de calificación energética, y es que suelen encontrarse en viviendas que, o bien desde su edificación o porque han realizado algún tipo de mantenimiento posterior, tienen cierto grado de aislamiento térmico.

  • Clase E: se trata de la más común en el panorama nacional, y con la que cuentan más del 70% de las viviendas de este país. Así que probablemente tu edificio se encuentre en esta clasificación de certificación energética.

  • Clase F: en esta clasificación se engloban las viviendas poco eficientes que consumen más que la media española y que, por tanto, requieren mejoras energéticas. Este tipo de inmuebles cuentan, por lo general, con más de cuarenta años de antigüedad.

  • Clase G: por desgracia, además de ser las viviendas más ineficientes del mercado inmobiliario en cuanto a energía se refiere, son más comunes de lo que nos gustaría. Debido a sus malas condiciones, instalaciones y construcciones, los consumos se disparan provocando un gran impacto en el medioambiente, ya que requieren de mucha energía para poder alcanzar un confort mínimo.

Actualmente la ley no obliga a realizar ningún tipo de reforma, es decir, no exige una letra mínima a las viviendas sea cual sea su clasificación. La certificación es un documento informativo pero su trámite es obligatorio para poder vender o alquilar un inmueble.
En Agencia Domingo buscamos la excelencia y lo mejor para el medio ambiente, nuestros clientes y sus viviendas, por eso te ayudamos a reformar tu inmueble para aumentar su valor y que dispongas del pertinente certificado de eficiencia energética.

Agencia Domingo, desde 1990 generando confianza.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *